¿Qué cobaya es la ideal para vivir conmigo?

Cuando pasamos por una tienda de animales especializada o vamos a una protectora podemos encariñarnos de una cobaya y pensar que es el animal con el que queremos convivir.

Elige a tu cobaya por su carácter
Elige a tu cobaya por su carácter

Recuerda que la razón por la que llevarte una cobaya contigo no debe ser simplemente porque te ha encantado su carita graciosa o la suavidad de su pelo en ese momento. Conociéndoos, vosotros, responsables amantes de los animales, sabemos que cuidaréis a cualquier animal que entre en vuestra familia pero hoy vamos a descubrir qué cobaya o conejillo de indias es el adecuado para ti.

¿Qué genero y cuántas adopto?

Respecto al sexo del animal, en este caso va a dar un poco lo mismo. No se diferencian demasiado en carácter así que si tienes un solo ejemplar, no notarás diferencias en cuanto al cariño que te dan, ni su obediencia o inteligencia.

Si hablamos ya de tener dos ejemplares es diferente. Nosotros aconsejamos adoptar (mejor) o comprar un par de individuos porque son animales sociales que viven más felices en compañía. Si vas a coger a dos opta por dos hembras. La parejita te puede salir “cara” porque con el tiempo comenzarán a criar y dos machos serán territoriales y pelearán por la dominancia. Normalmente lo harían por llevarse la atención de la hembra pero aunque estén solos, tenderán a luchar.

La elección del color y pelo de tu cobaya es puramente estética

Debemos empezar diciendo que lo principal es el carácter del animal. Al final con quien vas a convivir es con su modo de ser y no con su belleza.

Dicho esto, respecto a su aspecto físico es importante pensar si queremos una cobaya de pelo largo o corto, porque un pelo largo nos va a llevar más trabajo y tiempo que el corto. La mayor dedicación supondrá un cepillado de pelo diario para que no se enrede y mantenga el brillo. El color ya lo dejamos a tu gusto, pero este detalle no debe ser el que condicione la elección.

¿Qué edad?

Las cobayas  son dependientes de la madre durante el primer mes, después se pueden valer por sí mismas. Lo bueno de convivir con un animal joven es que podemos enseñarle pautas con mayor facilidad. Además, para ellos será más fácil adaptarse que cuando son adultos y ya están acostumbrados a un ambiente. Recuerda que la educación siempre va a necesitar paciencia, cariño, continuidad y unas cuantas chuches especiales. 

Si no te importa dar hogar a un ejemplar mayor, pregunta en la tienda o protectora qué carácter tiene, cómo debes actuar ante él, de qué manera conseguir que te haga caso…

¿La mantienen sana en su actual lugar de residencia?

Antes de coger ningún animal de una tienda o asociación, infórmate y observa cómo tratan a los animales. Deben tener suficiente espacio, estar aseados, alimentados, con agua limpia… Para saber que no están escondiendo nada sospechoso, observa que su pelo brille, que no tenga ningún parásito, que tenga los ojos despiertos, la nariz sin mucosa, la piel sin heridas ni calvitas… Si compruebas que no está cuidado como debería, te aconsejamos que acudas a la comisaría de esa población a avisar de ello. 

Etiquetas: Cobayas

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS