36 perros enjaulados en un laboratorio de Estados Unidos

Humane Society lucha por rescatar a 36 beagles que están siendo utilizados como animales de laboratorio.

Los beagles son utilizados para pruebas de pesticidas durante un año con el fin de desarrollar un producto agrícola.

Los perros son animales amorosos, protectores y leales. Nos regalan su amor incondicional y permanecen a nuestro lado pase lo que pase. Sin embargo, algunas personas se aprovechan de la bondad de estas mascotas para utilizarlas en pruebas de laboratorio. Algo que, aunque parezca irracional, sigue ocurriendo en algunos países donde esta práctica es legal.

La organización de protección animal, Humane Society, lucha por rescatar a 36  beagles que están siendo utilizados como animales de laboratorio en el estado Michigan (Estados Unidos). Tras una investigación encubierta, la organización comprobó que los perros estaban siendo alimentados a la fuerza con pesticidas y que se encontraban en pésimas condiciones de salud. El grupo animalista publicó el pasado 12 de marzo el resultado de la investigación llevada a cabo en los laboratorios.

Tras pasar casi cien días infiltrados en las instalaciones, grabaron numerosos experimentos que se llevaban a cabo con los canes. “Nuestro investigador ha documentado a los perros acobardados y con miedo en sus jaulas, con cicatrices quirúrgicas y con implantes”, afirma Humane Society, quien además alega que cada año se emplean en el país más de 60.000 perros en pruebas de toxicidad.

La organización también argumenta que estos perros fueron escogidos debido a su naturaleza amable y pacífica, ya que son más fáciles de manipular y menos aptos para defenderse. Los beagles son utilizados para pruebas de pesticidas durante un año con el fin de desarrollar un producto agrícola. “Muchos de estos animales enferman durante largos periodos o sufren debido a que carecen de anestesia”, afirma el investigador, quien también señala que los canes reciben diferentes dosis del producto para probar su toxicidad.

Aunque la ley de Estados Unidos exige una prueba de 90 días en perros para obtener la aprobación del nuevo pesticida, los canes estaban siendo sometidos a un año de experimentación. La compañía encargada, Dow AgroSciences, alegó que estas pruebas sí que son requeridas por los reguladores de Brasil, país donde se comercializará el producto. “La experimentación con animales no es algo que realicemos a la ligera, pero tampoco es algo que podamos descontinuar cuando las autoridades lo requieran”, manifestaron a través de un comunicado.

Aunque está previsto que los perros sean sacrificados en junio, la organización lucha por liberarlos antes de esa fecha. Así, miles de personas han firmado una petición para que estos beagles sean rescatados y se termine con una práctica que atenta contra las mascotas. ¡Merecen toda nuestra solidaridad!

Continúa leyendo