Los perros de orejas caídas son más simpáticos para el control de aeropuertos

Estos canes intimidan menos y tienen una mayor aceptación entre los viajeros del aeropuerto.

Perro policía vigilando junto a su guía.

Los perros de orejas caídas resultan menos intimidantes y tienen una mayor aceptación entre los pasajeros de los aeropuertos. Esta es la conclusión a la que ha llegado la Administración de Seguridad del Transporte de Estados Unidos (TSA en inglés) según publicó The New York Times

Tras realizar una encuesta a los usuarios del Aeropuerto Internacional de Washington Dulles, la agencia descubrió que estos perros tienen una mejor acogida entre niños y pasajeros. Por este motivo, a partir de 2019 comenzarán a darle prioridad a estos canes y estarán más visibles dentro de los aeropuertos norteamericanos.

Entre las razas con orejas caídas que emplean para la detección de explosivos se encuentran el golden retriever, el labrador y el braco alemán de pelo corto. Estos canes suponen el 70% dentro del cuerpo de perros policía. “Son perros buenos para todas las edades, ya que no asustan”, explica Chris Shelton, el responsable de Capacitación Canina de TSA, según un artículo publicado en Animal’s Health.

Sin embargo, aunque los canes de orejas caídas parezcan más amigables, no se debe pensar que los de oreja puntiaguda son agresivos solo por su apariencia. De hecho, son muy obedientes y están completamente capacitados para vigilar aeropuertos, motivo por el que seguirán desempeñando sus funciones de perro policía. El portavoz de TSA, James Gregory, afirma además que estos canes han llevado un estricto entrenamiento, por lo que pueden detectar olores en las aduanas e incluso interactuar con personas.

Además, la formación del can junto a la de su acompañante supone un coste de entre 26.000 y 42.000 dólares aproximadamente, motivo por el que no se debe acariciar al animal mientras trabaja, independientemente de su raza o apariencia.

Base científica

Según Lee Alan Dugatkin, biólogo en la Universidad de Louisville, que los perros de orejas caídas parezcan más amigables tiene una base científica. Según este investigador, los animales que han sido domesticados por el ser humano presentan ciertas características físicas, como es tener las orejas caídas. “Es la apariencia que la gente suele asociar como un rasgo amigable”, subraya el investigador en Animal’s Health.

Sin embargo, otros expertos se muestran totalmente en contra de esta discriminación y señalan que no se debe juzgar a un animal únicamente por su apariencia física, ya que los canes de orejas puntiagudas pueden ser tan cariñosos como los de orejas caídas.

CONTINÚA LEYENDO