Ley sobre Perros Potencialmente Peligrosos

Una legislación vacía, inútil y que dificulta la convivencia del hombre con el animal de compañía.

Ley sobre Perros Potencialmente Peligrosos
Pixabay

Ha transcurrido suficiente tiempo desde la salida "a la calle" de esta Legislación (23 de diciembre de 1999). Durante este periodo, han sucedido más desgraciados accidentes por el ataque de perros a seres humanos. En unos casos, resultado de la natural convivencia de especies en un entorno concreto y en otros por la potenciación de comportamientos inadecuados (pelea, ataque...) que ciertos individuos realizan sobre sus mascotas.

Una ley inútil

Lo que desgraciadamente queda en evidencia es la absoluta inutilidad de la citada legislación. Una legislación "de verdad" debe velar por los intereses de los ciudadanos, debe realizarse con cabeza y teniendo muy presente la situación real del problema. Estamos ante una ley "parche", una ley elaborada con un único fin: aplacar las voces de protesta surgidas ante los ataques de perros a personas. Estos hechos deben ser controlados, deben aplicarse métodos que faciliten al propietario una capacidad para manejar a su nuevo amigo (información, cursos...), deben habilitarse sistemas que identifiquen al propietario capaz y al incapaz, al responsable y al  irresponsable... pero no se puede mantener en el tiempo una legislación exclusivamente restrictiva y encima mal hecha.

¿A quiénes han afectado, afectan y afectarán verdaderamente esta y las siguientes legislaciones? ¿Serán los buenos propietarios los nuevamente presionados al querer  cumplir con todas las ordenanzas o afectará de alguna forma a los impresentables que de forma continua y consciente sacan a flor de piel los más “delicados potenciales” de su animal de compañía?

Lo único que ha conseguido esta legislación es apretar “al bueno” y permitir que los animales que han estado en manos de deleznables humanos pueblen las entidades de protección animal.

La satanización que esta ley provoca en ciertos animales es una muestra más de la absoluta dejadez, incapacidad y pasotismo de aquellos que deberían ser los verdaderos responsables.

Etiquetas: Abandono de animales

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS