La tortuga matamata, tan impactante como su nombre

Este reptil es muy extraño y costoso de mantener, se puede tener en casa pero habrá que seguir sin reserva los cuidados que necesita. Te los contamos.

Su físico es fuera de lo común
Su físico es fuera de lo común

Puede alcanzar los 45 centímetros de longitud cuando son adultas pero no tienen un cuerpo ancho, de hecho, es bastante plano.

En general es un animal muy extraño, su color suele ser marrón, se pueden encontrar más claras más oscuras según el individuo. Su cuerpo, como decimos, es plano y sus escudos tienen unas puntas que sobresalen en su centro. La matamata tiene tres quillas longitudinales y los escudos marginales terminan en punta haciendo que el caparazón se parezca a una hoja.

El color del plastrón es más claro aunque tiene unos diseños oscuros siguiendo las líneas que separan las placas. La cabeza de la matamata es plana, extremadamente triangular y del mismo tono que el caparazón. Tiene unos apéndices que sobresalen del cuello. Este, cuando sale del caparazón, es muy alargado.

Como es típico en la familia chelidae, tiene unas extremidades potentes y unas manos con una palma grande. Cuando está en el fondo de un estanque o lago es bastante difícil de ver porque se camuflan bien con el entorno, algo que utiliza para cazar a sus presas. Es bastante difícil diferenciar al macho de la hembra.

Cuidados básicos

El tanque en el que debe vivir una tortuga matamata debe tener cuatro quintas partes de agua. Su fondo debe ser de arena como la que usamos para las tortugas de caparazón blando. La temperatura correcta oscilará entre 23 y 26 grados durante todo el año.

Estas tortugas no hibernan así que si notas que la tuya lo hace, deberás acudir a un veterinario de exóticos. La matamata puede convivir con otros animales de su especie aunque tendrás que hacerte con un acuaterrario bastante amplio. Tendrá una rampa para que pueda subir a la zona terrestre aunque normalmente solo la van a usar para la puesta.

Este reptil va a tener que ingerir animales vivos de vez en cuando

Es una tortuga carnívora a la que le gusta ingerir presas vivas aunque si la tienes en cautividad es mejor que le acostumbremos a comer ejemplares muertos de peces o ratones. Aún así, habrá que darle de vez en cuando una presa viva. Tendremos que darle una alimentación variada: peces de distintas especies, lombrices, ratones o corazón de ternera. Su manera de cazar en libertad es totalmente efectiva: se quedará enterrada en el fondo y cuando un pez pasé por su cuello atraído por los apéndices que tiene la tortuga, lo absorberá hacia su boca. Ya hemos comentado que los cuidados eran bastante peliagudos.

Comportamiento. En realidad son reptiles muy tranquilos que pasarán la mayor parte de su tiempo en el fondo del acuaterrario, menos cuando vayan a cazar. No les verás tomando el sol demasiado, solo saldrán a la zona de tierra para la puesta como hemos dicho. No hibernan aunque en libertad van a tener un periodo de estivación.

Reproducción. La puesta de la tortuga matamata está formada por unos 10 a 20 huevos que tienen forma esférica y una longitud de 3,5 cm. Como hemos dicho, ponen los huevos en la zona de tierra donde los enterrarán todos de una sola vez. La temperatura ideal para la incubación será de unos 25 a 29 grados y los huevos van a eclosionar entre los 180 y los 200 días tras la puesta.

A tener en cuenta. El problema que vas a encontrar con este animal será que son tremendamente agresivos y tienen bastante fuerza con lo cual ambas características juntas pueden resultar bastante peligrosas.

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS