La columna de Carlos: Félix Rodríguez de la Fuente y sus enseñanzas del lobo

Si hay alguien a quien admiro por su dedicación y amor a los animales es al "amigo Félix", que, sin saberlo, me hizo tener la pasión por los peludos que tengo. Vamos a repasar el legado que nos dejó.

Rodríguez de la Fuente pasó parte de su vida con los lobos
Rodríguez de la Fuente pasó parte de su vida con los lobos

En nuestro país, en nuestra querida España, el odio hacia el lobo se mantiene desde los tiempos de las cavernas, desde aquellos momentos en los que este maravilloso animal pasó de ser admirado por sus habilidades a temido por su interés por nuestras propiedades. El odio hacia este animal alcanzó el grado de máxima ebullición, el grado de enajenación colectiva, cuando en los años cincuenta se creó la "Junta de Extinción de Alimañas". Es una verdadera lástima que esta idea no haya sido tomada como prototipo para acabar con verdaderos animales de dudosa racionalidad e indudable peligro para la sociedad actual.

Por fortuna, la citada Junta no alcanzó su propósito. El lobo sigue compartiendo nuestros territorios, en gran parte gracias a una de las personas que un servidor más ha admirado en su vida: Félix Rodríguez de la Fuente.

Este maravilloso hombre, en su primer encuentro con nuestro protagonista, lo definió de la siguiente forma: "tamaño de gran perro alsaciano, aunque más enjuto, algo delgado, orejas cortas, casi triangulares, muy rígidas".

El "amigo Félix" quiso ser un lobo para los lobos. Estaba convencido de que sólo incluyéndose entre ellos, podría entender su verdadera dimensión. La convivencia de Félix Rodríguez de la Fuente con este maravilloso animal nos ha dado muchos datos sobre el que todos aceptamos como origen de nuestros perros, a Félix le proporcionó sensaciones y conclusiones que describe como "ellos me han proporcionado, sin duda, algunos de los momentos más felices de mi vida", "he sido capaz de atravesar la frontera que existe entre los dos más poderosos depredadores sociales de la región holártica: el homo sapiens y el canis lupus", "muy semejante a la sociedad lobuna debió ser la humana durante el largo y frío cuaternario".

Aún recuerdo a toda mi familia frente al televisor escuchando su peculiar entonación, era como si yo estuviera a su lado, viviendo aquellas escenas.
También recuerdo, aunque vagamente, el revuelo que se formó por su defensa a ultranza de la reintroducción de lobos en determinadas zonas de España.

Recuerdo con tristeza el día de su muerte, los homenajes, las canciones, sus estatuas conmemorativas en parques y zoológicos... pero sobre todo sentiré un agradecimiento eterno por enseñarme a querer a los animales y a la naturaleza. Eso lo tendré dentro para siempre.

El lobo es una fuente de conocimiento sobre nuestro perro

Entre sus enseñanzas, me gustaría compartir con vosotros algunos de sus apuntes sobre el lobo. Creo que nos ayudarán a entender un poco mejor a ese montón de pelos que descansa plácidamente sobre la alfombra: 

- "Por las mañanas se acercan arrastrando el vientre y emitiendo un rítmico ronroneo, algo que sin duda es una manifestación reverente, respetuosa, de aceptación, de liderazgo...".

- "Los cachorros jugaban a cazarse, un juego que les servía de entrenamiento para la caza real. Incluso se arrastraban hasta algún matojo cuando habían dado caza al que hacía de presa".

- "Los lobos establecen su posición jerárquica mediante combates. Posteriormente bastará con amenazas y actitudes para que los "súbditos" recuerden el liderazgo y evitar inútiles enfrentamientos".

- "Matan varias presas para tener llenas sus despensas. Recuerdo de sus antecesores que en épocas glaciares enterraban las presas para conservarlas. En una sola cacería obtienen muchos alimentos para la temporada. No matan muchos animales por crueldad y sí por tener seguras las reservas alimenticias".

- "Las manifestaciones acústicas cumplen un importante papel territorial y cohexionante para el grupo".

- "Son maravillosas las informaciones que emiten con los movimientos de sus orejas, belfos y cola. Las partes que más frecuentemente cambian de posición".

Como podéis comprender, sólo son unas mínimas pinceladas de todo lo que este gran hombre sacó como conclusión tras compartir parte de su vida con los lobos.

Es muy recomendable que tengamos presentes estos comentarios a lo largo de nuestra convivencia con nuestro amigo el perro. Seguro que nos daremos cuenta de que nuestro buen amigo, sea de la raza que sea, lleva en su interior a un maravilloso ejemplar de lobo.

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS