Iniciativa "Better with pets" o cómo las mascotas cambian el mundo

La iniciativa de Purina “Better with pets” nos cuenta historias reales sobre cómo las mascotas hacen que nuestro mundo sea un lugar mejor, más agradable y más especial para vivir.

Perro con mujer
Las mascotas hacen del mundo un lugar mejor

No somos del todo conscientes de los beneficios que tienen las mascotas. No hablamos ya de beneficios personales hacia sus dueños (los cuales muchos de los que lean esto conocerán) sino de los beneficios que traen a la sociedad.

En una sociedad cada vez más avanzada es prioritario entender que los animales pueden ser nuestros mejores aliados. Ellos, de manera desinteresada, nos ayudarán para crear así una relación perfecta en la que mascotas y personas se ayudan mutuamente para formar una vida mejor juntas y, de esa manera, crear un mundo mejor.

De todo esto ha dado buena cuenta la marca Purina, la cual, ha querido celebrar el extraordinario vínculo existente entre las mascotas y las personas. Es importante que entendamos que en nuestra mano está mejorar nuestro entorno y, para ello, debemos preguntarnos qué más se puede hacer para crear un futuro más positivo para las mascotas, las personas y nuestro planeta.

Por ello, la marca de alimentación ha creado unas jornadas en las que se da parte y se premia (por parte de diversos líderes de opinión, académicos, veterinarios, organismos gubernamentales y profesionales relacionados con las mascotas) a iniciativas que demuestran que verdaderamente las mascotas están cambiando el mundo.

Imagina que eres una persona de anciana. Te levantas por las mañanas y por cosas de la vida estás sola. Tu día a día se pasa en soledad y las únicas personas que te cruzas son los tenderos o tus propios vecinos. Imagina que eso cambia. Imagina que todas las mañanas un nuevo amigo de cuatro patas está contigo para hacerte compañía. Que salís a pasear y lo pasáis genial juntos. ¿No sería maravilloso? Pues de esto se dio cuenta Sophie, la creadora de la fundación OOPEh cuando vio que su vecina Sonia pasaba sus días sola al fallecer su mascota. Comenzó a llevarle a su perra y vio que se creó un vínculo muy positivo entre ambas. "Nosotros les llamamos ‘los abuelos que cuidan a los perros’, y se trata de que los animales les hagan compañía de vez en cuando, ya que muchos mayores no pueden hacerse cargo al cien por cien de una mascota", declaró Sophie a La Voz de Galicia. Sophie se dio cuenta además que en su país, Holanda, mucha gente con mascota no disponía del tiempo suficiente para cuidarla y que, contando con una población envejecida, una buena solución sería poner en contacto a ancianos y mascotas (todo con un sistema de cercanía vinculado al código postal) para que se ayudaran y se cuidaran mutuamente. ¿No es una idea genial?

Pues bien, esto no acaba aquí, otra historia que demuestra la extraordinaria ayuda que nos prestan los animales está en el terreno de la medicina. Sí, sí, de la medicina. ¡Los perros pueden detectar enfermedades! Y es que la doctora británica Claire Guest ha creado una fundación conocida como Medical Detection en la cual se educan perros para que detecten párkinson en las personas y las ayuden. ¿Cómo surgió todo esto? Claire notaba enormemente inquieto e intranquila a su mascota, continuamente estaba buscándola y tenía hacia ella un sentimiento de protección enorme. La doctora empezó a preocuparse pensando que algo no iba bien (ya que reconozcamos que los animales tienen un instinto sorprendente). Tiempo más tarde lo confirmó con pruebas médicas: tenía cáncer de mama. Esta negativa sorpresa le hizo entender que los animales tenían un instinto especial y que contando con ellos nos podrían ayudar a detectar muchas cosas. "Una de cada 50 personas va a ser diagnosticada de párkinson y cuando se detecta el 50 % de su mente, ya está destrozada. Nosotros formamos a los perros para que detecten los cambios bioquímicos del cuerpo, que cambia de olor cuando enfermamos", declara a La Voz de Galicia. Guest confiesa que el principal escollo de este programa es la lucha contra el escepticismo, un muro que es difícil de franquear. Los perros pueden, por tanto, cambiar la medicina (en propias palabras de la fundadora) cuando los médicos se dan cuenta de que no tienen todas las respuestas y que la ciencia no puede resolverlas. Es el mecanismo natural de los perros el que nos puede ayudar. ¡Es impresionante!

Perro y niños felices
Los beneficios que nos proporcionan los animales son innumerables

Aún hay más, nos trasladamos ahora al ámbito educativo. Imagina que ahora eres un niño que va a la escuela. Lunes, martes, miércoles… y vuelta a empezar. La mochila pesa, los madrugones más, y la rutina va haciendo mella en tu día a día. Imagina ahora que uno o dos días de esa semana son especiales, un nuevo amigo peludo y de cuatro patas va a acompañar a la clase ese día. Imagina la ilusión de verle, de poder jugar un ratito con él, de aprender de manera más didáctica. Pues esta es la idea que han llevado a cabo en Alemania conocida como Happy Kids with happy school dogs, creada porUta Kielan, la cual pretende fomentar el aprendizaje en las aulas con ayuda de los perros. La idea principal es generar un vínculo entre los profesores y los perros, los cuales visitan la clase una o dos veces por semana pero con mucho cuidado de que los perros no sufran estrés ya que lo prioritario es la salud del animal. "Se trata de educar a los profesores y a los perros para utilizar los beneficios de tenerlos en el aula y que los niños respeten el bienestar animal", explica Uta a La Voz de Galicia. De esta manera, además de mejorar el rendimiento escolar (con datos probados), educan a los niños en conciencia animal, haciéndoles entender que hay que tener respeto por otros seres vivos y jamás verlos como un juguete y un objeto. Así, están creando generaciones preparadas con una conciencia y empatía animal importantes. Una idea que, además, ha hecho maravillas con los pequeños que tienen miedo a los animales. Esta iniciativa, por tanto, cumple su objetivo de crear niños felices que van a la escuela motivados y alegres.

Los beneficios obtenidos de los proyectos han sido comprobados

Hay otras iniciativas con resultados probados que emocionan a cualquiera que las escucha. En las cárceles holandesas se está practicando el proyecto Dutch Cell Dogs. Se trata de dar una segunda oportunidad de sociabilización tanto a presos como a perros con un pasado traumático y trabajar con ambos, a la vez que ambos se apoyan. "Cuando mezclas perros y presos sucede la magia, asegura Marlies de Bats, director del proyecto. Son personas y mascotas que vienen de un pasado traumático y se encuentran sin expectativas y sin futuro", declara a la citada publicación. El proyecto pretende crear un vínculo entre animal y perro haciendo que las cárceles sean un entorno en el que los sentimientos se puedan mostrar y los presos puedan sentir esperanza y empatía por otro ser vivo e igualmente, los perros pierdan poco a poco el miedo a las personas y vuelvan a confiar. Un animal jamás juzgará el pasado ni los delitos de una persona, una persona jamás debe juzgar el pasado de un animal ni lo que la vida le ha hecho sufrir. Debemos ayudarnos mutuamente.

Las personas y las mascotas pueden crear un vínculo único de apoyo mutuo

La última de las historias (pero hay muchas más) se encuentra en torno a un tema tan a la orden del día que nuestra sociedad intenta hacer desaparecer: la violencia de género. Se ha creado para ello una fundación conocida como  Canine Hopes, la cual no quiere otra cosa que volver a dar esperanza a todas aquellas personas que han sido víctimas de abusos o maltrato (tanto físico como psicológico). Se trata de unos talleres creados por Marie Yates, la cual ha sufrido la dura e injusta experiencia de este tipo de violencia en primera persona. Tras ser víctima de una violación, tuvo muchísimos problemas para volver a socializar de manera natural. Al tiempo decidió adoptar un perro en un refugio y comenzó a identificarse en todo momento con el animal. Le advirtieron de que el animal había tenido un pasado traumático y que sería muy complicado cambiar su actitud hacia las personas.

La iniciativa se trata de celebrar unas reuniones que fomenten que los participantes (mayoría femenina) no sientan que se hablan de ellos, no se sientan solos, no se sientan culpbles (ya que es uno de las cosas más complicadas de paliar psicológicamente hablando cuando has sido víctima de este tipo de abusos) no se sientan, en definitiva, juzgadas y, por un momento, pasen un rato ameno con animales que, en su mayoría, han tenido también un pasado traumático. Es crear un vínculo que nace de contar las historias de los diferentes asistentes, los cuales se sentirán liberados y queridos y, ante todo, no juzgados. Cuando hablamos de asistentes también nos referimos a los perros. Una identificación, un vínculo, una liberación, un apoyo.

Por lo que, con estas historias y muchas otras (mascotas de terapia, perros guías, mascotas policías, perro de rescate…) nos damos cuenta de que los animales pueden ayudarnos en muchos aspectos y, de esa manera, conseguir mejorar en nuestro mundo, nuestra sociedad y nuestra realidad. El mundo el mejor con mascotas.

CONTINÚA LEYENDO