Encuentran a una niña perdida gracias a su perro

Los servicios de rescate han hallado esta madrugada a la pequeña perdida en los montes de Gredos gracias a los ladridos que emitió su podenco Kie. Llevaban 7 horas solos y el animal no se separó de ella.

Kie, el perro de la niña, es de la raza podenco
Kie, el perro de la niña, es de la raza podenco

Los servicios de rescate han hallado esta madrugada a la pequeña perdida en los montes de Gredos gracias a los ladridos que emitió su podenco Kie. Llevaban 7 horas solos y el animal no se separó de ella.

La Guardia Civil pudo dar con el lugar en el que se encontraba la pequeña de dos años porque su compañero peludo Kie estaba con ella. De hecho, estaba acurrucado a su lado dándole calor porque la niña estaba temblando de frío.

Ambos se habían extraviado cuando paseaban con el padre de la chiquilla por el monte de la localidad de Gil García, un pueblecito de unos 41 habitantes que está a 91 kilómetros de la capital, en pleno Parque Regional de la Sierra de Gredos. El hombre alertó a los servicios de emergencia y estos lo pusieron en conocimiento de la Guardia Civil sobre las 19.20. Fue entonces cuando los agentes, ayudados por vecinos del pueblo comenzaron la búsqueda que duró hasta las 2 de la madrugada de esta noche.

Una mujer del pueblo explicó a los agentes que le había parecido oír a la niña pasar por su casa. Los guardias pudieron encontrar entonces unas pequeñas huellas de zapato que marcaban el suelo con el logotipo de la zapatilla de la pequeña. Fue desde este lugar donde comenzaron el camino de la investigación.

Siete horas más tarde, el Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (Greim) de la Guardia Civil y efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) escucharon gruñidos de un perro a lo lejos y aunque solo contaban con la luz de sus linternas, han conseguido seguir el sonido y finalmente localizar a la menor que dormía acurrucada al lado de su podenco. Fue el sargento jefe del Grupo de Rescate Especial de Intervención en Montaña de la Guardia Civil de Ávila, Jorge López, quien la halló cuando buscaba con otro guardia, tres voluntarios y un can, "estaba hecha un ovillo, tiritando y abrazada a su perro", ha explicado a Ávila Red, “pero tranquila”, posiblemente porque la compañía de su amigo peludo la calmaba.

La niña dormía tranquila acurrucada a su perro

Suena increíble pero  la menor se encontraba a cuatro kilómetros del lugar en el que el padre le había perdido la pista. "Si no es por el perro no la encontramos" ha contado Ricardo Salinas, de la agrupación de Protección Civil de El Barco de Ávila, a la a agencia de noticias Ical.

Una vez pasado el susto, se ha hecho revisión primaria a la niña y se ha visto que no tenía lesiones graves, únicamente algunos arañazos debido, posiblemente, a las zarzas. Después la han llevado a los servicios sanitarios que se habían transladado al lugar de la búsqueda para que la observaran con mayor precisión.

Una vez más los animales nos demuestran que son fieles compañeros de sus humanos, incluso en las grandes adversidades. Gracias a la protección y alerta de Kie, estos padres han podido recuperar pronto y sin muchos contratiempos a su hija.

Etiquetas: Bebés y perrosCuriosidades perros

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS