¿De dónde viene que los gatos tienen 7 vidas?

Te contamos las mágicas explicaciones que se dan al respecto así como la visión científica. ¿Sabías que en otros países al gato se le adjudican 9 vidas?

No confiemos en las habilidades del gato y coloquemos medidas de protección en ventanas y balcones.

Seguro que has oído un millón de veces eso de que los gatos tienen 7 vidas haciendo referencia a que son tan ágiles y rápidos que escapan de peligros que otros animales no serían capaces de esquivar. Es como si tuvieran unas cuantas vidas extras, más concretamente seis (ocho en otros países, incluidos los anglosajones), lo que obviamente es falso.

Pero ¿de dónde viene que los gatos tienen 7 vidas? ¿Cómo se creó este mito? ¿Por qué en algunos sitios se les asignan dos vidas además de las siete? La gran mayoría de las teorías existentes dan una explicación milenaria y esotérica pero, desde el punto de vista científico, bastante menos fantasioso, sí que se ha llegado a la conclusión de que estas adorables criaturas poseen unas habilidades sorprendentes, podríamos decir casi increíbles con las que logran salir airosos de situaciones realmente peligrosas.

Unas habilidades privilegiadas

Los gatos tienen unas habilidades increíbles, son muy ágiles, rápidos, flexibles, tienen un sentido de la vista high-tech, son capaces de sobrevivir a caídas desde tal altura que cualquier otro animal sería incapaz de salvar y caen de pie en multitud de ocasiones gracias a su capacidad para enderezarse en vuelo, empleando su cola como timón y aterrizando elegantemente sobre sus cuatro patas.

En 1987 se llevó a cabo un estudio en la ciudad de Nueva York en el que se demostró que el 90% de los  felinos que se había precipitado de un edificio alto había sobrevivido milagrosamente a la caída. El estudio se realizó a partir de más de 130 gatos que ingresaron a una clínica veterinaria de emergencia tras haber sufrido una caída desde una gran altura. El resultado fue que el 90% sobrevivió y un 37% necesitó tratamiento de emergencia para sobrevivir. Uno de ellos se precipitó desde 32 pisos al suelo y solo se partió un diente y sufrió un colapso pulmonar. A las 48 horas ya estaba en casa.

Este tipo de hazañas son las que han dado alas al famoso mito de que los gatos siempre caen de pie y al que nos ocupa, el de que tienen siete vidas o nueve, si estamos en Inglaterra. Dicho lo cual, debemos recordar que las caídas son muy peligrosas para los gatos y que debemos evitarlas a toda costa colocando dispositivos de protección en ventanas y balcones.

¿Por qué siete vidas?

El número siete ha sido considerado desde antiguo una cifra mágica, un número que daba buena suerte. ¿Y hay algún animal que tenga tanta suerte para escapar de situaciones peligrosas y hasta mortales que el gato? Ninguno. Así que se le adjudicó esta esotérica cifra.

En nuestra cultura el siete mantiene ese aura de simbolismo y es que si se rompe un espejo, tendrás siete años de mala suerte, los días de la semana son siete, las notas musicales también, igual que los pecados capitales y el número de arcángeles. Así podríamos estar largo y tendido.

¿Y nueve?

Aunque por estos lares eso de que los gatos tienen nueve vidas no se oye, en muchos lugares, entre ellos los países anglosajones, es lo que suele decirse. Pero ¿por qué nueve? La respuesta hay que buscarla en la mitología egipcia. Según esta, Ra (Atum), el dios solar, formó junto con los dioses Shu, Tefnut, Nut, Geb, Isis, Osiris, Neftis y Seth la Enéada, un grupo de nueve divinidades unidas. Ra viajó a los inframundos adoptando la forma de un gato y se dotó de nueve vidas, una por cada deidad. Como el gato era considerado un animal sagrado en el Antiguo Egipto y teniendo en cuenta sus sorprendentes habilidades para burlar la muerte, se creó el mito de que tenía nueve vidas, como clara referencia al dios Ra.

No nos dejemos llevar por el mito

Llegados a este punto, solo nos queda volver a hacer hincapié en la importancia que tiene que nuestro gato no sea un paracaidista, que podamos evitar caídas que puedan resultar fatales para el animal o que no acabando con su vida, le provoque daños en su organismo.

Si en casa tienes un balcón o una terraza, deberías colocar dispositivos de protección para evitar el peligro. No está de más proteger también las ventanas. Además, de por el animal, tú también estarás más tranquilo y podrás desentenderte. Pregunta en cualquier tienda de mascotas las opciones con las que cuentas: marco con tela mosquitera, redes de seguridad… e incluso fabricar tu propio sistema de seguridad con listones de madera y malla de plástico.

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Soy redactora jefe web de Muy Mascotas y enamorada de los animales, especialmente de un golden retriever llamado Bruce y de un bosque Noruega de nombre Bombón. Me interesan los temas medioambientales y defiendo a capa y espada a los animales que no tienen voz. También me gusta levantar pesas, subirme a la bici (estática), hacer yoga, leer y lo que a todos: ir al cine, estar con los amigos y bla, bla, bla. Puedes contactar conmigo en maguilar@zinetmedia.es

Continúa leyendo