Adopción. Responsabilidades antes de llevarte un animal a casa

Integrar un nuevo miembro en la familia, ya tenga pelos, escamas o plumas es una decisión que hemos de tomar siguiendo una serie de responsabilidades. Si estás pensando en la adopción, ¿crees que cumplirás todas ellas?

La adopción conlleva responsabilidades
La adopción conlleva responsabilidades

Cuando nos planteamos la adopción de una mascota es porque tenemos un gran amor por la naturaleza, somos conscientes de que los animales son nuestros compañeros en la Tierra y queremos experimentar la convivencia con ellos.

Pero antes de llevar al animal a casa, guiados por nuestro amor a la naturaleza, tenemos que darnos cuenta de que esta convivencia tiene momentos buenos y otros malos, como todo. Si vamos a llevar a un ser vulnerable y dependiente a casa tendremos que protegerle, cuidarle y satisfacer sus necesidades. ¿Estás dispuesto a hacerlo incluso los días en que no te levantarías de la cama?

Decimos esto porque en no pocos casos, las personas que llevan a cabo una adopción escogen a un animal en menos tiempo que lo que tardan en decidir qué corte de pelo quieren o qué camiseta se llevarán de la tienda. Ni prendas de ropa ni visitas a la peluquería, en este caso estamos hablando de que la vida de un ser vivo va a quedar en nuestras manos y su felicidad y salud dependerá, en su mayoría, de nosotros.

Un ser vivo necesitará: ser alimentado, paseos diarios (si es perro), un lugar reconfortante para dormir, atención y juegos diarios, higiene en su entorno, revisiones en su médico, que le socorras en caso de urgencia, pensar qué haces con él cuando te vas de vacaciones… Si conociendo todos los pros y contras, no decae tu deseo de la adopción, hay que pensar en el siguiente punto.

En una adopción, elige al perro que mejor se adapte a ti

Cuando estás seguro de que podrás hacerte cargo de un animal, toca elegir cuál será el indicado para ti. No todos los peludos se podrán adecuar a tu nivel de vida e igualmente tú no podrás adaptarte a las exigencias o forma de ser de un animal, por lo tanto tenemos que tener en cuenta:

Nuestro tiempo libre. Cuánto rato al día podremos pasar con la mascota.
Nuestro nivel de ejercicio. Hay perros que necesitan descargar energía a diario y no podrán sostener una vida sedentaria porque vivirían muy nerviosos. Si te gusta estar tranquilo, hay que buscar un animal calmado y al revés, si eres muy activo, lo mejor es que escojas a un peludo que te siga el ritmo.
Nuestros recursos económicos. Partiendo de la base de que tener una mascota requerirá que gastes dinero en sus necesidades, hay animales que vaciarán más tu monedero que otros. Si no estás muy boyante, piénsalo bien.
Personas con las que vivimos. Habrá determinados perros o gatos que no podrán convivir con la energía y juegos de los niños. Elige un buen compañero para tus peques. Además, dentro de la casa todos los miembros deberán estar de acuerdo en compartir piso con una mascota.

Llevar a cabo una adopción porque el animal te ha entrado por los ojos porque alguien te está amenazando con abandonarlo o porque tus hijos no paran de pedírtelo, son razones poco profundas y pueden traer malas consecuencias para ti y para el animal.

Por muy viva que sea una razón, habrá que tener en cuenta cada pro y cada contra. Un buen propietario también es aquel que no tiene mascota porque sabe que no puede darle todo lo que necesita.

Etiquetas: Adopción de animalesCachorroGatitos

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS