Los secretos de Dani Rovira para triunfar en el cine

El actor Dani Rovira ya es más que conocido en el mundo de la interpretación pero empezó su trayectoria profesional contando monólogos en bares y cafeterías. Te contamos más sobre este carismático cómico que ama los animales.

02:17

Dani Rovira ya es un rostro más que conocido que se cuela casi a diario en el salón de nuestras casas a través de programas de monólogos y anuncios varios. También aparece con cierta asiduidad en la gran pantalla. ¿Cómo consiguió este licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte dar el salto al cine y triunfar?

El idilio del actor con el mundo de la interpretación y más concretamente con la comedia comienza en los bares y cafeterías a los que el por entonces desconocido Dani Rovira iba a contar monólogos. El chico no lo hacía mal porque al tiempo, Paramount Comedy lo fichó como monologuista para su programa Nuevos cómicos. El actor malagueño ya había conseguido llegar a la televisión. Después vendrían sus apariciones en Estas no son las noticias (Cuatro), Con hache de Eva (laSexta), El Club de la Comedia, No le digas a mamá que trabajo en la tele (Cuatro), Alguien tenía que decirlo (laSexta). A estas alturas, Rovira ya iba siendo un conocido en lo que a humor se refiere.

Mientras el protagonista de Ocho apellidos vascos grababa para la televisión, también se dedicó a hacer giras por toda España junto a otros cómicos con los espectáculos Monólogos 10 y Las noches de El Club de la Comedia. También puso en marcha su propio show llamado ¿Quieres salir conmigo?, que se representó en Madrid y Barcelona.

En 2013 comenzó a rodar Ocho apellidos vascos, la película que según él ha sido la llave que le ha abierto el mundo laboral y por la que estamos seguros siempre será conocido. Un año después se estrenó y se convirtió en uno de los grandes éxitos de taquilla del cine español.

Pero, ¿cómo Dani Rovira fue capaz de dar el salto al cine casi sin despeinarse? Las claves para el actor están en guardar un poco el equilibrio entre no perderle el respeto al cine, no tenerle miedo y tener la autoestima alta sin ser un ególatra. Rovira recuerda cómo Karra Elejalde y Carmen Marchi trabajaron con él de igual a igual, poniéndole las cosas muy sencillas.

De las películas que ha rodado, el actor se queda con dos: Ocho apellidos vascos, por la proyección que considera que le ha dado a su vida profesional y 100 metros, en la que experimentó un profundo viaje emocional y sintió cómo el cine puede ayudar a lo social.

Etiquetas: Famosos

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS