Cómo elegir la cama del perro

A la hora de escoger el lugar de descanso de tu perro debes tener muy en cuenta su tamaño, pues debe adaptarse perfectamente a sus medidas.

El contenido íntegro de este programa lo puedes ver en +Cotas de Televisión Española.

Aunque pueda parecer una tontería, lo cierto es que la elección de la cama de tu perro es más importante de lo que piensas. Del mismo modo que un cepillo adaptado a las necesidades del animal, un buen arnés o un champú específico son fundamentales para su bienestar, también lo es la cama donde duerme. En este sentido, no son tan diferentes a nosotros, ellos también necesitan sus horas de descanso. ¿Verdad que para ti no elegirías cualquier colchón? Pues para él tampoco deberías escoger cualquier cama. Te ayudamos a escoger la más adecuada para tu perro.

Uno de los aspectos fundamentales en los que hace hincapié el experto animal Carlos Rodríguez es que ellos prefieren las camas pequeñas y con pared. El motivo es bien sencillo, y es que esto es debido a su instinto de protección, en ellas se sienten más seguros y resguardados ante cualquier peligro.

Además, es importante que a la hora de elegir una cama para el perro tengas en cuenta el tamaño del animal. Es una de las cuestiones más importantes, puesto que una de un tamaño inferior al necesario le causará una sensación de incomodidad, pero si es más grande, el perro se sentirá indefenso. Por eso, lo ideal para resolver esta cuestión es simplemente medirlo.
¿Cómo lo medimos? Como no podría ser de otra manera, debes medirlo cuando esté durmiendo para hacerte una idea de cuánto ocupa realmente en estos momentos. En este sentido, debemos destacar que lo normal es que el perro se mueva durante la noche, por lo que en caso de duda, siempre debemos tomar como referencia aquellas medidas tomadas en la pose en la que más espacio ocupe.

Siempre es preferible que sobre espacio a que falte, pues si esto último sucede, el animal estaría incómodo. Asimismo debes tener en cuenta que la cama ideal para tu perro es aquella en la que pueda tumbarse de lado totalmente estirado sin que queden partes de su cuerpo fuera de ella. 

Otro aspecto a tener en cuenta es la posición del perro a dormir. En el caso de que sea de los que duermen enrollados, has de procurar que su cama sea de forma redonda, mientras que si lo hace estirado puede ser horizontal.

El carácter del perro también influye en esta cuestión. Si es miedoso, lo ideal es que optes por una de esas originales camas con forma de iglú.

No te pierdas el programa completo de +Cotas en Rtve A la Carta.

Continúa leyendo